Frases exactas, use comillas. Ejemplo "Jurisprudencia de Chile". Más consejos aquí

Buscador 2

jueves, 12 de septiembre de 2019

Se rechaza apelación de multado por Inspección del Trabajo. Error de hecho no demostrado.

Santiago, diecinueve de agosto de dos mil diecinueve.

      Se complementa acta de audiencia de fecha 29 de julio de 2019, incorporándose con esta fecha el texto íntegro de la sentencia dictada.

RIT I-276-2019 RUC 19- 4-0197403-5.

Proveyó don CRISTIAN RODRIGO ALVAREZ MERCADO, Juez Titular del Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago. M.E.A.P.


TRANSCRIPCIÓN DE SENTENCIA

Santiago, a veintinueve de julio de dos mil diecinueve.
VISTOS:

PRIMERO: Que comparece Antonio Eyzaguirre Letelier, chileno, casado, Gerente General de Club De Golf Los Leones, Rut 80.208.900-7, domiciliado en Avenida Vitacura 3900, comuna de Vitacura e interpone reclamo en contra de la Resolución De Multa N°14 93/19/20 de 16 de mayo de 2019, que establece una multa de 30 Unidades Tributarias Mensuales, por infracción a los artículos 5° y 3° y artículos 10 y 506 del Código del Trabajo, interpuesta por la Inspección Comunal del Trabajo Santiago Oriente, representada legalmente por doña Gabriela Olave odríguez, domiciliado en Avenida Vitacura 3900 comuna de Vitacura, a fin que se deje ésta sin efecto por haberse incurrido en un error de hecho o que en subsidio se rebaje al monto que se determine por el Tribunal con costas, en base a los antecedentes de hecho y de derecho que constan en el reclamo y que se dan por reproducidos.

SEGUNDO: Que verificada la audiencia de contestación, conciliación y prueba, comparece en la Dirección del Trabajo, debidamente representada, solicitando el rechazo del reclamo con costas en base a los antecedentes de hecho y de derecho que constan en el registro de audio del Tribunal y que se dan por reproducidos. Que acto seguido, se llamó a las partes a conciliación la que no prospera. Se fija como hecho controvertido; la efectividad de haber incurrido en el error de hecho al momento de dictarse la resolución de multa 1493/19/20 de 16 de mayo de 2019, y como no controvertido; la efectividad de haberse dictado dicha multa por infracción al artículo 5° inciso tercero y artículos 10 y 506 del Código El Trabajo, por un monto de 30 Unidades Tributarias Mensuales.

Acto seguido, las partes rindieron las pruebas que constan íntegramente en el registro de audio y digitalización del Tribunal y que lo pertinente será analizado en el siguiente considerando.

TERCERO: Que la cuestión controvertida esencial radica en determinar si efectivamente al momento de cursarse la multa por la Dirección Del Trabajo, es básicamente fundada en la existencia de tres trabajadoras respecto del cual se enteró unilateral y discrecionalmente la distribución de la jornada de trabajo conforme la contratación que se hizo de los contratos de trabajo, estableciendo turnos que no corresponden a los turnos que se establecen en el reloj control.

Respecto a este punto, hay que tener particularmente presente que los hechos constatados por la Dirección Del Trabajo en uso de sus facultades fiscalizadoras, están revertidos en una presunción de veracidad de acuerdo a su Ley Orgánica lo que establece una alteración a la carga probatoria vinculadas a las circunstancias, que es la parte reclamante quien deberá desvirtuar los hechos en que se sustenta el eventual error de hecho en que habría incurrido la Dirección Del Trabajo.

Que apreciadas, otorgadas y ponderadas las pruebas rendidas en auto conforme a las reglas de la sana crítica, para este sentenciador, la parte reclamante no ha podido acreditar que al momento de dictarse la resolución de multa a la Dirección del Trabajo, haya incurrido en un error de hecho. Considerando especialmente que tratándose de doña Carla Arévalo, se alega como fundamento sustancial de la alegación de alteración de la jornada de trabajo la existencia de un acuerdo entre las partes derivado de su calidad de estudiante y que ésta modificación del contrato de trabajo obedecería a la facilidad que se le otorgaría por parte de la empleadora a la trabajadora para que pueda cursar estudios superiores.

Que lo único que se ha probado conforme a la prueba rendida en autos, la existencia de la trabajadora Carla Arévalo, como estudiante de una carrera superior, sin embargo, no se demostró por la parte reclamante que existe un acuerdo que conste por escrito y que haya sido exhibida a la Dirección Del Trabajo al momento de la fiscalización, que demuestre la existencia de este pacto y no mediante la mera formalidad de una especie de acuerdo consensual que habrían existido entre ellas. Resulta de cargo de la parte reclamante demostrar que efectivamente existió una modificación en la jornada de trabajo, que debe constar por escrito y que existe una correspondencia con los turnos que establece su reloj control lo que no ha ocurrido en este caso, también llamando la atención del Tribunal tal como lo advierte la reclamada que se extrañó la presencia de la trabajadora en esta audiencia si existía este acuerdo tácito de modificación de la jornada de trabajo, hubiese resultado quizás de relevancia para el Tribunal haber escuchado de sus propias expresiones la circunstancia alegada por la reclamante, a través de terceros se pretendió acreditar esta existencia de este acuerdo tácito lo que en definitiva no tiene la fuerza necesaria como para destruir la presunción de veracidad constatada por la Dirección del Trabajo.

Respecto de los otros dos trabajadores, Juan Miranda y Sergio Tobar que se encontrarían en esta misma situación de modificación se han establecido además otros dos elementos, uno vinculado a que efectivamente sí se excedió en la jornada de trabajo o existió una modificación estás habrían sido pagadas mediante el pago de las denominadas horas extraordinarias. 

Hay que tener presente, que lo que se multa por la Dirección Del Trabajo en esta causa, no es la falta de pago de horas extraordinarias sino la existencia de una discordancia y una alteración unilateral de la jornada trabajo por parte del empleador lo que se ve reflejado en el contrato de trabajo, con los registros reloj control, ese es el hecho puntual por el cual se ha cursado una multa por parte la Dirección Del Trabajo.

Este hecho independientemente que el empleador haya cumplido con toda la normativa laboral en torno a pagar horas extraordinarias o cualquier otro tipo de circunstancia, esto no es obstáculo a que el fiscalizador haya comprobado que efectivamente no se ha cumplido con lo dispuesto en el artículo 5° y 10 del Código del Trabajo, en torno a la existencia de un contrato de trabajo que guarde plena concordancia con lo que efectivamente el trabajador tiene como una jornada de trabajo, este elemento ciertamente permite establecer que esta argumentación resulta absolutamente improcedente de acuerdo a la multa que ha sido cursada por la Inspección del Trabajo.

En cuanto la existencia y como tercera argumentación dada, la existencia del ejercicio del empleador del parte, denominado ius variandi que permitiría modificar la jornada de trabajo. Hay que tener presente que se ha sustentado básicamente la argumentación del reclamante la declaración de don Dennis Brown Azócar, administrador de la unidad donde los trabajadores prestaban servicio donde efectivamente el Tribunal evidencia cierta contradicción en la declaración efectuada por este testigo, dado que en una parte de su intervención alega que no existía una concordancia plena entre los contratos de trabajo con los turnos que finalmente se asignaban para inmediatamente en un tiempo posterior declarar que existía una concordancia entre los horarios y lo establecido en el contrato trabajo.

Por otra parte, el Tribunal tampoco le consta que se haya cumplido con lo establecido el inciso segundo del artículo 12, en torno a las razones por las cuales se modificaría la jornada de trabajo de ingreso al trabajo de parte de los trabajadores, que establece una causal específica que afecte a todo el proceso de la empresa o establecimiento alguno de sus unidades en conjunto operativo, aquí no se ha señalado cuáles serían los motivos por los que existiría una modificación de dicha jornada como se justificaría o que se haya cumplido las formalidades establecidas por dicho artículo, por lo que el Tribunal estima que la parte reclamante no ha podido acreditar que se ha incurrido en un error de hecho al momento de dictarse la resolución de multa y especialmente dado, que además se ha rendido prueba con posterioridad a lo constatado por la Dirección del Trabajo, lo que además evidencia que al momento de dictarse la resolución muchos de los elementos que se han pretendido incorporar en esta audiencia no estaban en conocimiento de la Dirección del Trabajo al momento de cursarse la multa, lo que además refuerza la tesis de que la reclamante en definitiva ni en sede administrativa ni en sede judicial, ha podido probar la existencia de un error de hecho o desvirtuar la presunción de veracidad de que goza el informe de constatación de hechos que derivan de la multa impuesta, por lo que se rechazará el reclamo interpuesto. Que las demás pruebas rendidas en autos, en nada alteran lo antes establecido, por el contrario, refuerzan las conclusiones que se han llegado en los considerandos precedentes y en consecuencia y vistos además, lo dispuesto en los artículos 1, 5, 10, 453, 454, 500, 503, 506, todos del Código del Trabajo, la Ley Orgánica de la Dirección del Trabajo, se declara:

I. Que se rechaza el reclamo interpuesto por don Antonio Eyzaguirre Letelier, en representación del Club De Golf Los Leones, ya individualizado, en contra de la resolución de multa 1493/19/20, de 16 de mayo del 2019 y no existiendo mérito para la rebaja de la multa y no habiéndose invocado tampoco causal legal para ello, también se desestima la solicitud subsidiaria de rebaja de multa.

II. Que no se condena en costas a la parte reclamante por haber litigado con motivo plausible. 

Sentencia dictada por don CRISTIAN ALVAREZ MERCADO, Juez Titular del Segundo Juzgado De Letras Del Trabajo De Santiago.