Frases exactas, use comillas. Ejemplo "frase exacta". Más consejos aquí

miércoles, 17 de enero de 2018

No se distingue, según la norma, si los aportes (o representación) del Estado en una cantidad superior al 30% se verifique de manera directa o indirecta, por lo que ante tal silencio legislativo, ha de considerarse que se tuvo como finalidad fomentar el establecimiento en zonas extremas de fuentes productivas privadas y la contratación de mano de obra que tenga domicilio permanente en dichas zonas.

IQUIQUE, dieciséis de enero de dos mil dieciocho. 

VISTOS, OIDO Y TENIENDO PRESENTE: 

PRIMERO: Que en representación de Sociedad Educacional Arturo Prat SA, sociedad del giro de su denominación, domiciliada en Zegers N° 462 de Iquique, comparece el abogado don Eduardo Enrique Cáceres Aliste, domiciliado en San Martín N° 255 Iquique, recurriendo de protección en contra del señor Director Regional Tesorero de Tarapacá, don Manuel Alballay Silva, domiciliado en San Martín N° 298 de Iquique, o quien le subrogue o continúe en el cargo, por haber incurrido en su calidad de Director en un acto de carácter ilegal y arbitrario al dictar el Ordinario N° 1012 y la Resolución Exenta N° 126, ambas del 31 de octubre de 2017, notificada a la recurrente el 9 de noviembre de 2017. 


Sostiene que su representada fue constituida como sociedad anónima cerrada, sujeta a la ley 18.046, por escritura pública de 12 de agosto de 2005, teniendo por objeto entre otros relacionados crear, mantener, sostener, administrar y explotar establecimientos educacionales de enseñanza pre escolar, básica, media o secundaria y/o técnica profesional, siendo sus socios accionistas la sociedad anónima cerrada Centro Tecnológico Minero S.A. y la persona natural Ernesto Guillermo Cellino Brown. 

Precisa que desde su constitución actúa como colegio particular subvencionado de acuerdo al DFL N° 2 del Ministerio de Educación, siendo sostenedora del colegio UNAP, ubicado en calle Zegers N° 426 de Iquique, contando con 85 trabajadores y 650 alumnos. 

Explica que la sociedad educacional que representa, en la que no participa el Estado ni alguna empresa del Estado como socio accionista, en agosto del año 2005 postuló a la bonificación a la contratación de mano de obra en zona extremas de la Ley 19.853, conocida como “bonificación del decreto ley 889”, y obtuvo este beneficio cuyo pago ha recibido continua y regularmente por intermedio de la Tesorería Regional de Iquique.  

Sin embargo, el 09 de noviembre de 2017, fue notificada del Ordinario N° 1012 de 31 de octubre de 2017 suscrito por el recurrido, en el que se le comunica que durante la fiscalización correspondiente al beneficio a la contratación de mano de obra en zonas extremas, revisados los contratos de trabajo, libro de asistencia del personal, finiquitos, liquidación de sueldos y escritura de sociedad de su representada, concluyó que debe realizar reintegro exclusión Ley 19.853 art. N° 1, adjuntándole la Resolución N° 126 de 31 de octubre de 2017 del mismo señor Director Regional que así lo dispone, cuyo apartado resolutivo señala: “Teniendo presente lo señalado en la parte considerativa, ORDÉNESE EL REINTEGRO de las cantidades percibida indebidamente por concepto de bonificación a la contratación de mano de obra, períodos desde Julio de 2012 a Julio de 2017 por el empresa EDUCACIONAL ARTURO PRAT S.A. RUT N° 76.331.720-k, ascendente a la suma de $ 135.070.305. – debidamente reajustadas de acuerdo a la variación que haya experimentado el índice de precios al consumidor en el período comprendido entre el mes anterior a la fecha de pago y el mes anterior a la fecha de vencimiento, dentro del plazo de 30 días contados desde la notificación de la presente resolución. Si no pagare la suma percibida indebidamente dentro del plazo señalado, procédase al cobro compulsivo de la obligación morosa”. 

Estima que el razonamiento e interpretación que hace la autoridad recurrida es ilegal y arbitrario porque confunde lo que es la participación del Estado o sus órganos en la empresa privada, para lo cual requiere una ley de quorum calificado, con las empresas del estado, que son creadas por ley y que se rigen por sus propios estatutos; además, porque el inciso cuarto del artículo 1 de la Ley 19.853 es una norma de exclusión, de orden público y de derecho público, por lo que debe interpretarse de manera restrictiva y no extensiva. 

Puntualiza que su representada es una sociedad anónima cerrada, de derecho privado, en la que participa el Centro Tecnológico  Minero, centro que, a su vez, es también una sociedad anónima cerrada, es decir de carácter civil, en la que tiene participación la Universidad Arturo Prat, que constituye un órgano del Estado, pero cuya participación no torna a dicho Centro en órgano del Estado o empresa del Estado. De este modo, no cabe excluir a la Sociedad Educacional Arturo Prat SA del beneficio de la bonificación. Cuestión distinta, señala, ocurre con el Centro Tecnológico Minero, en el que la Universidad Arturo Prat, empresa del Estado, tiene un porcentaje de participación superior al 30 %, razón por la cual dicho Centro ha quedado excluido de esa bonificación. 


Argumenta que en la interpretación que hace el recurrido, en la práctica, otorga al Centro Tecnológico Minero un doble carácter, por una parte una empresa en la que participa el Estado y, al mismo tiempo, el de empresa del Estado, pues sólo así podría entenderse que el señor Director Tesorero concluya que su representada no puede continuar gozando de la bonificación y ordene la devolución de la percibida en los últimos cinco años. 

Tal decisión - apunta - afecta las garantías constitucionales reconocidas en el artículo 19 numerales 2, 23 y 24. 

La primera garantía porque afecta el derecho de igualdad en que su representada se encuentra con otras empresas que perciben la bonificación, pues recibe un tratamiento discriminatorio como supuesta empresa con participación estatal o empresa del Estado, que jurídicamente no la tiene. 

Y las otras dos garantías, se ven afectadas porque cumpliendo la Sociedad Educacional Arturo Prat S.A. los requisitos contemplados en el artículo 1 de la Ley 19.853, no siendo una de las empresas excluidas, porque el Estado le ha venido reconociendo el derecho a percibir el beneficio de bonificación a la contratación de mano de obra en zonas extremas por 12 años, mediante esta Resolución recurrida se le priva, perturba y amenaza ilegal y arbitrariamente del dominio de esa bonificación, perturbando y amenazando su patrimonio al  ordenarle el reintegro de un beneficio legítimamente percibido, so pena de iniciar un procedimiento compulsivo en su contra. 

Afirma, finalmente que la decisión del Director Tesorero recurrido es ilegal y no racional, porque a su solo arbitrio ha decidido iniciar un proceso de reintegro. 

Cita sentencia dictada por esta misma Corte que acogió pretensión similar en causa Rit N° 740-2005. Pidió acoger el recurso de protección deducido, dejar sin efecto el Ordinario N° 1012 y la Resolución Exenta N° 126, ambas del 31 de octubre de 2017, emanados del recurrido Director Regional Tesorero De Tarapacá, Don Manuel Alballay Silva, y disponer cualquiera otra resolución u orden que tenga por objeto restablecer el imperio del derecho afectado. 

Acompañó a los antecedentes Ordinario N° 1012, emitido por don Manuel Alballay Silva en su calidad de Director Regional Tesorero (Tesorería Iquique) de fecha 31 de octubre de 2017; Resolución Exenta N° 126, emitido por don Manuel Alballay Silva en su calidad de Director Regional Tesorero (Tesorería Iquique) de fecha 31 de octubre de 2017; sobre por medio del cual se notificó a su representada; copia de escritura social de constitución de la sociedad anónima cerrada Centro Tecnológico Minero S.A., y de escritura social de constitución de la sociedad anónima cerrada Sociedad Educacional Arturo Prat S.A. 

SEGUNDO: Que doña Carla Valdivia Schetinni, abogada de la Tesorería General de la República, por la recurrida, evacuó el informe solicitado. 

No controvirtió los hechos fundantes del recurso atribuidos a su representada. 

Con todo, explicó que el obrar del Servicio se ajustaba a derecho. Indicó que al Servicio que representa le corresponde fiscalizar el beneficio establecido en la Ley 19.853, por lo que se fiscalizó a la recurrente, la que según los antecedentes aportados a su repartición, cuenta con una participación del Estado mayor al 30%,  esto a través de la Sociedad Centro Tecnológico Minero S.A., en que el Estado a través de la UNAP es socia mayoritaria. 

Luego de describir los objetivos de la Ley 19.853, a fin de desentrañar su espíritu, indica que esta ley busca beneficiar a las empresas privadas mejorando los incentivos al empleo en las zonas extremas, incrementar la inversión y permitir a las empresas incluir dentro de sus flujos este aporte económico estatal. Sin embargo, explicita que aquel incentivo mantiene exclusiones entre ellas las empresas en que el Estado tenga una participación mayor al 30%, como es el caso de marras. 

Sostiene que la recurrente no es una empresa totalmente privada, ya que parte del dinero de esta sociedad proviene del Estado, lo que la hace una empresa mixta, cuestión que ocurre por ser su principal accionista el Centro Tecnológico Minero, cuyo porcentaje de participación estatal supera al 30%. 

Por lo anterior, afirma que no ha incurrido en alguna conducta ilegal ni se han afectado las garantías cuya protección se pretende por la accionante porque la empresa fiscalizada Sociedad Educacional Arturo Prat S.A es una empresa cuyo financiamiento proviene mayoritariamente de dineros estatales y el servicio ha obrado conforme criterios generales y objetivos que bajo ningún concepto constituyen trato discriminatorio y arbitrario para con sus contribuyentes. Pide se rechace el recurso intentado, por ser éste improcedente, con costas. 

TERCERO: Que se trajeron los autos en relación y en estrado alegaron el abogado recurrente y por la recurrida la abogada Carolina Alcaide Garcés, ratificando sus respectivas presentaciones escritas, afirmando ésta última que se dispuso el reintegro parcial de los dineros percibidos por concepto de bonificación por la recurrente, no afectándose aquella bonificación percibida por la recurrente con anterioridad al año 2012, por la prescripción extintiva de tal pretensión.  

CUARTO: Que el artículo 20 de la Constitución Política de la República concede, a quien por causa de actos u omisiones arbitrarios o ilegales sufra privación, perturbación o amenaza en el legítimo ejercicio de los derechos y garantías taxativamente señalados, la acción cautelar de protección a fin de impetrar del órgano jurisdiccional se adopten de inmediato las medidas o providencias que juzgue necesarias para restablecer el imperio del derecho y asegurar la debida protección del afectado. De lo anterior se infiere que para su procedencia se requiere la concurrencia de los siguientes requisitos: a) que se compruebe la existencia de la acción reprochada; b) que se establezca la ilegalidad o arbitrariedad de esa acción; c) que de la misma se siga directo e inmediato atentado contra una o más de las garantías constitucionales invocadas y protegibles por esta vía; y, d) que la Corte esté en situación material y jurídica de brindar la protección pedida. 

QUINTO: Que atento el tenor del recurso, el informe evacuado, los antecedentes allegados al mismo, valorados estos últimos conforme a las reglas de la sana crítica, y lo expuesto en estrado por los letrados, le permiten a esta Corte tener por establecidos los siguientes hechos: 

1) Que la Sociedad Educacional Arturo Prat SA es una sociedad anónima cerrada, sujeta a la ley 18.046, constituida mediante escritura pública de 12 de agosto de 2005, siendo su objeto, entre otros relacionados, crear, mantener, sostener, administrar y explotar establecimientos educacionales de enseñanza pre escolar, básica, media o secundaria y/o técnica profesional. 

2) Que sus socios accionistas son la sociedad anónima cerrada Centro Tecnológico Minero S.A. y la persona natural Ernesto Guillermo Cellino Brown, la primera con un porcentaje de participación superior al 30 %;  

3) Que la sociedad Centro Tecnológico Minero, es también una sociedad anónima cerrada, de carácter privado, cuyos socios accionistas son la Universidad Arturo Prat, empresa del Estado con un porcentaje de participación superior al 30 %, y Compañía Minera doña Inés de Collahuasi SCM. 

4) Que la Sociedad Educacional Arturo Prat SA, en agosto del año 2005 postuló a la bonificación a la contratación de mano de obra en zonas extremas de la Ley 19.853, conocida como “bonificación del decreto ley 889”, y obtuvo este beneficio siendo su pago percibido de manera continua y regular a través de la Tesorería Regional de Iquique. 

5) Que con fecha 09 de noviembre de 2017 la Sociedad Educacional Arturo Prat SA fue notificada del Ordinario N° 1012, de 31 de octubre de 2017 suscrito por el Director Regional Tesorero de Tarapacá, don Manuel Alballay Silva, en el que se le comunica que debía realizar reintegro exclusión Ley 19.853 art. N° 1 y se le adjuntó la Resolución N° 126 de 31 de octubre de 2017 del mismo señor Director Regional que así lo dispone. 

6) Que la Resolución N° 126 de 31 de octubre de 2017 del referido Director Regional Tesorero de Tarapacá dispuso el reintegro de las cantidades percibida indebidamente por concepto de bonificación a la contratación de mano de obra, períodos desde julio de 2012 a julio de 2017 por la empresa EDUCACIONAL ARTURO PRAT S.A. RUT N° 76.331.720-k, ascendente a la suma de $ 135.070.305. – debidamente reajustadas de acuerdo a la variación que haya experimentado el índice de precio al consumidor en el período comprendido entre el mes anterior a la fecha de pago y el mes anterior a la fecha de vencimiento, dentro del plazo de 30 días contados desde la notificación de la presente resolución. Si no pagare la suma percibida indebidamente dentro del plazo señalado, procédase al cobro compulsivo de la obligación morosa. 

7) Que el antecedente para dictar tal resolución fue que durante la fiscalización correspondiente al beneficio a la contratación de mano  de obra en zonas extremas, revisados los contratos de trabajo, libro de asistencia del personal, finiquitos, liquidación de sueldos y escritura de la Sociedad Educacional Arturo Prat SA, el señor Director Regional Tesorero concluyó que la sociedad realizar reintegro exclusión Ley 19.853 art. N° 1. 

8) Que conforme se lee de los considerandos de esa Resolución el Servicio de Tesorería autorizó y procedió en su oportunidad al pago de la bonificación establecida en la ley 19.953 a la Sociedad Educacional Arturo Prat SA por los períodos desde julio de 2012 a julio de 2017 y que el nuevo antecedente que tuvo el señor Director Regional Tesorero para resolver el reintegro de las cantidades percibidas en esos períodos fue el texto del inciso cuarto del artículo 1 de la Ley 19.853 que dispone “Se exceptuarán de esta bonificación aquellas personas contratadas en calidad de trabajadores de casas particulares. Asimismo, se excluirán de este beneficio el Sector Público, la Grande y Mediana Minería del Cobre y del Hierro, las empresas en que el Estado o sus empresas tengan aporte o representación superior al 30%,…”. 

SEXTO: Que el conflicto jurídico -conforme lo plantea el accionante- en tanto no se discute por la recurrida la inexistencia de la decisión que motiva la protección pretendida, pasa por determinar si esta decisión constituye un acto ilegal o arbitrario y cuál es la garantía constitucional afectada, evento en el cual debe determinarse si aquella encuentra acogida en la acción constitucional deducida. 

SÉPTIMO: Que para resolver el asunto controvertido se debe centrar la atención en la interpretación del artículo 1 inciso 4 de la Ley 19.853. Al respecto, cabe destacar que la norma referida no distingue si los aportes (o representación) del Estado en una cantidad superior al 30% se verifique de manera directa o indirecta, por lo que ante tal silencio legislativo, ha de considerarse que Ley en comento tuvo como finalidad fomentar el establecimiento en zonas extremas de fuentes productivas privadas y la contratación de mano de obra que tenga  domicilio permanente en dichas zonas para así instar por su desarrollo y atenuar el fenómeno de centralización laboral económica. 

OCTAVO: Que en tal sentido, considerando que de los hechos no controvertidos se colige que el Estado indirectamente aporta a la Sociedad Educacional Arturo Prat S.A, ya que ésta se nutre del Centro Tecnológico Minero, quien a su vez lo hace de la Universidad Arturo Prat, aparece que la pretensión de la recurrente no encuentra sustento en el espíritu de la Ley 19.853, junto a ello ha de estimarse asentado que el acto denunciado obedece al ejercicio de las facultades de las que está revestida la recurrida, conforme lo indica el artículo 2 de la Ley 19.853, por lo que no se aprecia la afectación de las garantías constitucionales denunciado por la actora, motivo por el cual forzoso resulta el rechazo de la acción intentada. 

NOVENO: Que no se condenará a la recurrente al pago de las costas, por estimar que ha tenido motivo plausible para litigar. 

Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 19 y 20 de la Constitución Política de la República y Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre Tramitación y fallo del recurso de protección, SE RECHAZA SIN COSTAS el deducido por Sociedad Educacional Arturo Prat SA, representada por el abogado don Eduardo Enrique Cáceres Aliste, en contra del señor Director Regional Tesorero de Tarapacá, don Manuel Alballay Silva. 

Lo anterior fue acordado con el voto en contra del ministro suplente Sr. Frederick Roco Alvarado quien estuvo por acoger el recurso, en razón de los siguientes fundamentos: 1°: Que para resolver la acción planteada debe considerarse que la decisión del señor Director Regional Tesorero de Tarapacá, don Manuel Alballay Silva constituye un acto mediante el cual ejercita la potestad invalidatoria estatal, pues conforme se lee de los considerandos de la resolución recurrida, el Servicio de Tesorería autorizó y procedió en su oportunidad al pago de la bonificación establecida en la ley 19.953 a la Sociedad Educacional Arturo Prat SA  por los períodos desde julio de 2012 a julio de 2017; no obstante lo cual, mediante esta Resolución Exenta N° 126 de 31 de octubre de 2017, revoca aquello y resuelve el reintegro de las cantidades percibidas por la accionante en esos períodos. 

2° Que en ese escenario es necesario atender a las facultades que detenta el señor Director Regional Tesorero para resolver en la forma que lo hizo, atento a lo previsto en los artículos 6 y 7 de la Constitución Política. 

3° Que a ese respecto cabe consignar que de la normativa que le sirve de sustento a su Resolución, esto es el DFL N° 1 de 1994 del Ministerio de Hacienda, estatuto orgánico del Servicio de Tesorerías, los artículos 31 y 35 del DL 1263, Orgánico Constitucional de Administración Financiera del Estado, el artículo 13 de la Ley 19.041, la Resolución N° 1.600 de 2008 de Contraloría General de la República y las disposiciones de la Ley 19.853, no existe facultad especial alguna en tal sentido. 

4° Sólo el artículo 13 de la Ley 19.041, dispone de manera concordante con el artículo 2 inciso cuarto de la Ley 19.853, que el Servicio de Tesorerías tiene la facultad de requerir todos los antecedentes necesarios que justifiquen los egresos de carácter no tributarios que deba efectuar en el ejercicio de sus funciones, como los relativos a los pagos de las bonificaciones y que, en el ejercicio de esta potestad, puede solicitar el respaldo de la documentación original que justifica tales operaciones; requerir información a los organismos que estime pertinente; verificar domicilios del destinatario del egreso y cualquiera otra acción que asegure el correcto cumplimiento del egreso en resguardo del interés fiscal, en especial suspender o rechazar el pago respectivo cuando los antecedentes lo ameriten. 

5° Que frente al silencio regulatorio en el ejercicio de la potestad revocatoria específicamente por el Servicio de Tesorería, en particular del Director Regional Tesorero, necesariamente ha de acudirse a la norma general que autoriza su ejercicio, contemplada en el artículo 53 de la Ley 19.880, bases de los procedimientos administrativos que fija  su marco normativo y que autoriza a la autoridad administrativa para, de oficio o a petición de parte, invalidar los actos contrarios a derecho, previa audiencia del interesado, siempre que lo haga dentro de los dos años contados desde la notificación o publicación del acto. No se puede además olvidar la presunción de legalidad, imperio y exigibilidad de los actos administrativos, según dispone el inciso final del artículo 3 de ese cuerpo legal. 

6° En ese análisis, se advierte que el señor Director Regional Tesorero incurre en un acto ilegal toda vez que por una parte obra sin previa audiencia de la sociedad interesada o afectada, pero además, lo que es más grave, se excede del límite legal de dos años que la potestad revocatoria puede alcanzar, en la medida que por el acto recurrido ordena a la Sociedad Educacional Arturo Prat SA reintegrar dineros percibidos por esta desde el año 2012 hasta el 2017, invalidando tácitamente los actos o resoluciones que en su oportunidad autorizaron el pago de la bonificación por todo ese período. 

7° Que, además, debe concluirse que la decisión recurrida en la forma dispuesta resulta asimismo arbitraria, pues en base a los mismos antecedentes fácticos y jurídicos que tuvo en vista el señor Director Regional Tesorero en su oportunidad, mediante los cuales reconoció a la recurrente el derecho a la bonificación, la que fue pagada y esta incorporó a su propiedad o patrimonio, la resolución recurrida niega tal derecho retroactivamente. En efecto, la sociedad afectada no mutó y la modificación legislativa al inciso cuarto del artículo 1 de la Ley 19.853, hecha mediante la ley 20.655, artículo primero, número 3, letras i) y ii) de fecha 01 de febrero de 2013, en nada afectó a las exigencias legales a la recurrente para postular al beneficio. Esto es, no hay diferencias entre las exigencias jurídicas que existen hoy a las que existían antes. Luego, el cambio de criterio del Servicio de Tesorerías para sostener que desde hace cinco años a la fecha la recurrida no cumplía las exigencias para acceder a la bonificación estatal por contratación  de mano de obra, en tanto no aparece fundado en una modificación normativa ni en alteración de las circunstancias de hecho, no aparece revestido de un fundamento lógico y racional, máxime si se trata de una decisión a la que se le otorga efecto retroactivo. Parece más bien una decisión inmotivada e injustificada, lo que la torna abusiva, irracional y arbitraria. 

8° Que en cuanto a las garantías vulneradas, claramente se afecta el derecho de propiedad consagrado en el artículo 19 N° 24 de la Constitución Política de la República, por cuanto la resolución constituye hoy una amenaza de verse privada la recurrente de su derecho de dominio del dinero ya ingresado a su patrimonio proveniente de pago de la bonificación por todo el periodo comprendido entre julio de 2012 y julio de 2017; constituye además una amenaza al derecho a adquirir el dominio, del numeral 23 del artículo 19 de la carta fundamental, en lo que dice relación a las bonificaciones futuras por el mismo concepto, desde que la resolución manifiesta un cambio de criterio del órgano administrativo con relación a su conducta pretérita sobre el particular y que en el pasado le había significado a la recurrente acceder a la bonificación estatal, bajo la natural aspiración de acceder a ellas en el futuro, y tal cambio de criterio, en la medida que no se sustenta en un cambio de las condiciones o circunstancias a ponderar, genera el claro temor a no poder percibirla en el futuro. En cuanto a la garantía de la igualdad ante la ley del numeral segundo del artículo 19 de la Constitución Política, no advirtiendo de los antecedentes del recurso elementos de juicio que permitan considerar que esta garantía se ve afectada por un trato discriminatorio respecto del que se dé por el órgano estatal a otras sociedades que se encuentren en una situación similar a la recurrente, no se advierte la afectación alegada. 

9° Que en esas circunstancias y encontrándose esta Corte en condiciones de evitar el mal que se teme mediante la invalidación de la  comunicación y resolución cuestionadas, el recurso deducido debió ser acogido. 

Regístrese, notifíquese y archívese, en su oportunidad. 

Redacción del Ministro Suplente señor Frederick Roco Alvarado. 

Rol Corte Nº 925-2017 (Civil) Protección. 

Pronunciada por el Ministro Titular Sr. RAFAEL CORVALÁN PAZOLS; el Ministro Suplente Sr. FREDERICK ROCO ALVARADO; y el Fiscal Judicial Sr. JORGE ARAYA LEYTON. Autoriza don DIEGO REYES LÓPEZ, Secretario Titular. 

En Iquique, a dieciséis de enero de dos mil dieciocho, notifiqué por el estado diario de hoy la sentencia que antecede.  

Pronunciado por la Primera Sala de la C.A. de Iquique integrada por Ministro Presidente Rafael Francisco Corvalan P., Ministro Suplente Frederick Roco A. y Fiscal Judicial Jorge Ernesto Araya L. Iquique, dieciséis de enero de dos mil dieciocho. 

En Iquique, a dieciséis de enero de dos mil dieciocho, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución precedente.
--------------------------------------------------------------------
ADVERTENCIA: Si se trata de un fallo de Corte de Apelaciones o Juzgado, verifique si se encuentra firme y ejecutoriado en el sitio del Poder Judicial.