Frases exactas, use comillas. Ejemplo "frase exacta". Más consejos aquí

miércoles, 17 de abril de 2013

Indemnización de perjuicios por responsabilidad extracontractual. Rol 12.508-11


Santiago, uno de abril de dos mil trece.
Vistos:
En los autos Rol N° 371-2009 del Primer Juzgado de Letras de Curicó, doña Blanca Cortés Carrasco e Igal Exportaciones Limitada interpusieron demanda en juicio ordinario de indemnización de perjuicios por responsabilidad extracontractual en contra de Sociedad Comercial Valdivia Limitada, de Inversiones Rancura y Compañía Limitada, de doña Rosa Elvira Hernández Ríos, de don Braulio Del Carmen Valdivia Valdivia, de Eugenio Del Carmen Valdivia Hernández y de doña María Erica Ríos Hernández, a objeto que sean condenados solidariamente por su actuar negligente y culpable en el incendio ocurrido el día 12 de febrero de 2009 y, en consecuencia, a indemnizarles los perjuicios que sufrieron a causa del siniestro, por concepto de daño emergente, lucro cesante y daño moral por las sumas que indica o a las que fije el tribunal, con intereses y costas.

Los demandados contestaron solicitando el rechazo de la demanda, con costas. Controvirtieron los hechos relatados en el libelo pretensor e hicieron presente que los actores deberán acreditar los requisitos de la responsabilidad extracontractual sin que exista responsabilidad objetiva en esta materia.
El tribunal de primera instancia, por sentencia de veinticinco de marzo de dos mil once, escrita a fojas 447 y siguientes, hizo lugar a la demanda sólo en cuanto condenó a los demandados a pagar solidariamente las siguientes indemnizaciones: $558.776.455.- por daño emergente y $20.000.000.- por daño moral, con los reajustes que señala. En lo demás rechazó la demanda, sin costas.
Se alzaron los demandados mediante sendos recursos de casación en la forma y apelación, y un sala de la Corte de Apelaciones de Talca, por fallo de veintisiete de septiembre de dos mil once, que se lee a fojas 639 y siguientes, rechazó el recurso de casación en la forma, sin costas, y revocó la sentencia apelada en cuanto, acogiendo la demanda condenó a los demandados al pago de $578.776.455.- por los rubros ya indicados y, en su lugar, declara que rechaza la demanda en todas sus partes, con costas.
En contra de esta última resolución, los demandantes dedujeron recursos de casación en la forma y en el fondo por haberse pronunciado, a su juicio, con vicios de omisión de consideraciones de hecho y de derecho que le han servido de fundamento y con infracción de ley que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, solicitando, en ambos casos, que se lo invalide y se dicte uno de reemplazo que acoja la demanda en iguales términos que la sentencia de primera instancia, con costas.
Se trajeron los autos en relación.
Considerando:
I.- EN CUANTO AL RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA INTERPUESTO POR LOS DEMANDANTES EN LO PRINCIPAL DE FOJAS 784:
Primero: Que los actores interponen recurso de casación en la forma invocando la causal contemplada en el N°5 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil, en relación con el numeral 4° del artículo 170 del mismo Código, esto es, el haber sido pronunciada con omisión de las consideraciones de hecho y de derecho que le han debido servir de fundamento. Argumentan, en síntesis, que el vicio se produce al prescindir los sentenciadores de la prueba allegada legalmente a la causa, en el cuaderno de medida precautoria y que se trajo a la vista, especialmente en lo que dice relación con la abundante prueba documental. Por lo anterior, afirman se ha omitido la cabal ponderación de la prueba y del mérito de autos. Añade que los referidos antecedentes probatorios fueron indispensables para que el tribunal accediera, en su oportunidad, a la medida precautoria decretada en autos, al tenor de las exigencias de los artículos 298 y 299 del Código de Procedimiento Civil y artículo 47 del Código Civil.
Finalmente arguye que el perjuicio que la falta provocó a su parte es evidente y solo reparable con la invalidación del fallo por influir sustancialmente en lo dispositivo del mismo.
Segundo: Que, la importancia de observar el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 170 del Código de Procedimiento Civil, específicamente en relación con su N° 4, la ha acentuado esta Corte Suprema en diversas oportunidades, para la claridad, congruencia, armonía y lógica en los razonamientos que deben observar los fallos.
En este contexto surge toda la distinción racional sobre lo que efectivamente constituye el fundamento del fallo por parte de los jueces, distinguiendo lo que son las motivaciones, fundamentaciones, justificaciones y argumentaciones, resolviéndose por la jurisprudencia comparada que hay carencia de fundamento tanto cuando éste se encuentra ausente, como cuando la ausencia es parcial o son insuficientes los expresados, al igual que al existir incoherencia interna, arbitrariedad e irrazonabilidad.
Los tribunales y la doctrina han hecho hincapié en esta obligación de motivar o fundamentar las sentencias (a vía ejemplar Andrés Bello “Necesidad de Fundamentar las Sentencias” El Araucano, 1834 y 1839 en Escritos Políticos, Editorial Edeval, Valparaíso) por cuanto tal exigencia no sólo dice relación con un asunto exclusivamente procesal, referido a la posibilidad de recurrir, que implica impugnar una resolución de manera de evitar errores y arbitrariedades -derecho consagrado en la Carta Fundamental, que importa la idea del racional, justo y debido proceso que debe alcanzarse en la sentencia- sino porque, además, se relaciona con un tema externo a la procesabilidad indicada, que se enmarca en la necesidad de someter al examen que puede hacer cualquier ciudadano de lo manifestado por el juez y que hace posible, asimismo, el convencimiento de las partes en el pleito, evitando la impresión de arbitrariedad al tomar éstas conocimiento del porqué de una determinación.
Tercero: Que los jueces, para dar estricto cumplimiento, en el caso en análisis, a lo dispuesto por el constituyente y el legislador, necesariamente han debido ponderar toda la prueba rendida en autos, puesto que la valoración integral de la prueba exigida en los artículos 6º y 7º del Auto Acordado de 30 de septiembre de 1920 así lo impone, tanto aquella en que se sustenta la decisión, como la descartada o aquella que no logra producir la convicción del sentenciador en el establecimiento de los hechos, en cuanto ello sea necesario para justificar lo resuelto, conforme a la razón, lo cual no se logra incluso con la simple enunciación de tales elementos, sino que con una ponderación racional y pormenorizada de los mismos. Esta mayor exigencia, si se quiere, proviene de la calificación de justo y racional del procedimiento que debe mediar para asentar las decisiones de los órganos que ejercen jurisdicción en el Estado. Tan importante como antigua es esta obligación impuesta a los magistrados, que su inobservancia corresponde sancionarla, privando de valor al fallo.
Cuarto: Que, en la especie, los sentenciadores dejaron de ponderar y considerar toda la prueba documental rendida por la parte demandante en el cuaderno de medida prejudicial precautoria aduciendo, primero, que dicho litigante “pidió la acumulación de las dos causas, esto es, de la presente y la de medida precautoria” petición que el tribunal de primer grado habría rechazado en base a lo dispuesto en el artículo 92 del Código de Procedimiento Civil y, segundo, que también se pidió traer a la vista el cuaderno principal de la causa rol 281-2009, a lo que tampoco se habría hecho lugar en virtud de lo prevenido en el artículo 443 del precitado código, sin que se decretara su agregación como medida para mejor resolver.
Quinto: Que, si bien lo obrado en la cuerda de medida prejudicial precautoria quedó sin efecto por resolución de fecha 2 de julio de 2009 –fojas 22 del cuaderno de medida prejudicial- no es menos efectivo que, por presentación de 27 de julio de 2009, los demandantes la reiteraron como precautoria del artículo 290 N°4 del Código de Enjuiciamiento Civil, y en el otrosí de la misma, solicitaron tener a la vista lo obrado en la referida cuerda, en los siguientes términos: “solicito a US; tener a la vista el expediente sobre Prejudicial Precautoria Rol: C 281-2009 …documentado con los medios de prueba que esta parte presentó al proceso…”. El tribunal de primer grado, resolvió dicha petición -según consta de fojas 16 de la referida cuerda separada- en los siguientes términos “téngase a la vista”. En consecuencia, el tribunal de la instancia decretó y trajo a la vista lo obrado en el cuaderno de medida prejudicial precautoria, incluida la abundante prueba documental acompañada por los actores.
Sexto: Que, no obstante, los sentenciadores del grado por un lado, partieron del supuesto que el cuaderno de medida prejudicial precautoria constituye un juicio o causa diversa de la seguida para obtener la indemnización de perjuicios por responsabilidad extracontractual y, por otro, obviaron la circunstancia de que el mismo tribunal de primera instancia trajo a la vista su mérito, en el cuaderno de medida precautoria, tanto así que detalló los documentos acompañados allí, detalladamente en el motivo séptimo de la sentencia. Lo anterior, constituye a todas luces un error y una omisión respectivamente. Lo primero, pues de la sola lectura del inciso 1° del artículo 273 del Código de Procedimiento Civil que previene: “El juicio ordinario podrá prepararse, exigiendo el que pretende demandar de aquel contra quien se propone dirigir la demanda:”, se advierte que las medidas prejudiciales tienen por objeto preparar el juicio ordinario, de tal suerte que ellas son parte del juicio y, en ningún caso, puede afirmarse que constituyen una causa o juicio diverso, como se ha concluido en el fallo impugnado. Lo segundo, pues ello aparece de manifiesto en fojas 16 del cuaderno de medida precautoria, como ya se adelantó.
Séptimo: Que, los errores y omisiones de los jueces de la instancia, que se han reseñado en el motivo precedente, han permitido que se haya prescindido de la cabal ponderación de la prueba, como lo expone el recurrente, pues se ha omitido una valoración pormenorizada e íntegra de los medios probatorios allegados a la causa, en cuanto ello era necesario para adoptar la decisión. Esta omisión constituye el vicio de casación en la forma previsto en el artículo 768 Nº 5, en relación con el artículo 170 Nº 4, ambos del Código de Procedimiento Civil, por la falta de consideraciones de hecho y derecho que le sirven de fundamento al fallo.
Octavo: Que, por consiguiente, no cabe sino concluir que en la sentencia de que se trata, se ha incurrido en el vicio que acusa la demandante, en la medida en que dicho fallo no ha sido extendido en conformidad a la ley, lo que conduce a su invalidación, única forma de reparar el perjuicio causado.

Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en los artículos 764, 765, 767, 771, 772, 783 y 785 del Código de Procedimiento Civil, se acoge, sin costas, el recurso de casación en la forma deducido por la demandante en lo principal de fojas 784, contra la sentencia de veintisiete de septiembre de dos mil once, que se lee a fojas 639 y siguientes, la que, en consecuencia, se invalida y se la reemplaza por la que se dicta a continuación, sin nueva vista, separadamente.
Atendido lo resuelto, se tiene por no interpuesto el recurso de casación en el fondo intentado por la demandante en el primer otrosí de fojas 784.
Redacción a cargo de la Ministra, señora Gabriela Pérez Paredes.
Regístrese.

N° 12.508-11.

Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Patricio Valdés A., señoras Gabriela Pérez P., Rosa Egnem S., señor Lamberto Cisternas R., y el Abogado Integrante señor Arturo Prado P. No firma la Ministra señora Pérez, no obstante haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, por haber cesado en sus funciones. Santiago, uno de abril de dos mil trece.




Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.




En Santiago, a uno de abril de dos mil trece, notifiqué en Secretaria por el Estado Diario la resolución precedente.